ELECCIÓN CORRECTA DEL CEPILLO Y CÓMO CEPILLAR TU PELO

Generalmente, cuando hablamos de cuidado capilar, nos referimos a los diferentes productos que tenemos que utilizar, hábitos que tenemos que adquirir o dejar de hacer y muchas veces se nos olvida algo esencial, que es el cepillo que utilizamos frecuentemente y la forma de usarlo. Esto sin duda es algo muy importante no sólo para lograr el resultado que queremos en el peinado, sino también para temas tan importantes como el crecimientos del pelo, el cuidado de éste, el brillo entre otros.

Hoy en día, el mercado nos ofrece infinidad de cepillos, de distintos materiales, tamaños, funciones y efectos, por lo que es muy importante saber elegir la herramienta adecuada para nuestro tipo de pelo y para lo que queremos lograr, además de conocer algunos datos importantes a la hora de cepillar nuestro pelo.

En cuanto al material del cepillo, hay dos cosas en las que debemos fijarnos, en el material de las cerdas y en el del resto del cepillo. En cuanto a las cerdas, existen naturales, sintéticas y mixtas. Si bien las cerdas naturales nos van a dejar un acabado y caída más natural en nuestro peinado, las cerdas sintéticas o mixtas van a formar con mayor facilidad nuestro peinado, lo que hará que el peinado quede mejor, más rápido que sea necesario cepillar menos. Algo esencial, independiente del tipo de cerdas del cepillo, es que no sean demasiado duras ni que lo cepillemos demasiado fuerte ya que eso romperá la fibra capilar dañando nuestro cabello.

Otra cosa que frecuentemente me preguntan es cuánto debiera cepillarse uno el pelo, creo que muchas hemos escuchado a nuestras abuelitas decir que si uno se cepillar el pelo 100 veces antes de dormir éste estará más brillante. La verdad es que tan equivocadas no están, sin embargo todo los extremos son malos y el cepillado de nuestro cabello no es la excepción. El pasar la escobilla por nuestra cabeza tiene muchos beneficios como por ejemplo que estimula la irrigación sanguínea de nuestro cuero cabelludo, elimina impurezas, exceso de cebo y de suciedad. Otra cosa muy importante que vamos a conseguir cepillando nuestro cabello, es eliminar aquellos que están en fase telógena o en proceso de caída dando paso a los nuevos cabellos que vienen creciendo en fase anágena.

Si tu cabello es de un grosor normal, con cepillarlo una o dos veces al día es suficiente, si tu cabello es más fino y se enreda con facilidad, puedes cepillarlo hasta 4 veces por día sin problema. La idea de cada cepillado es que quede completamente desenredado, lo que generalmente se logra con 10 a 20 pasadas del cepillo.

Otro tema muy importante es el cómo vamos a cepillar nuestro cabello. Lo primero, es que siempre deben hacerlo en seco, pues cuando el pelo está mojado, está mucho más flexible y se daña mucho más, siempre es importante cepillarlo antes de lavar y después de secarlo ya que el agua compacta el pelo, los nudos se aprietan más y para desenredarla terminamos rompiendo la fibra capilar. Otra cosa importante es siempre desenredar de abajo hacia arriba, es decir partir por las puntas e ir subiendo hasta el cuero cabelludo sin tirones bruscos, separando el pelo por mechones y sujetándolo desde la raíz.

A la hora de peinar, también va a influir el cepillo que elijamos, por ejemplos el de cerámica es el que más se calienta, con el que se logra dar forma al cabello más rápidamente, además de ser los con más tecnología y por ende los que más cuidan nuestro pelo, por eso para un cabello ondulado o crespo que se quiere alisar, este tipo de cepillo es el ideal. Además el de cerámica es el que mejor sella las cutículas por lo que los peinados son más duraderos y protege nuestro pelo de las agresiones externas como el sol y la contaminación por ejemplo, de mejor manera. Sin duda el de cerámica es mi favorito. El de madera es el que deja el pelo más suave, brillante y el peinado más armado, pero es más lento por lo que nuestro cabello debe ser más tiempo expuesto al calor y se daña más. Los de plástico suelen generar mucha estática, haciendo que se produsca frizz. Si bien lo ideal es no cepillar en húmedo, si vas a desenredar tu pelo mojado después del mar o piscina, te recomiendo que lo hagas con un cepillo de plástico con los dientes anchos y separados de manera suave.

Cuida tu pelo cepillándolo de la manera correcta y con el cepillo adecuado para lograr los efectos y peinados que quieras este verano. No olvides que para estar bien hay que cuidarse de la cabeza a los pies y para eso tenemos que partir por el pelo!

https://www.readmetro.com/es/chile/mujeres/20180117/7/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s